sábado, 19 de septiembre de 2009

El final de la crisis...

"No debemos preguntarnos cuándo llegará el final de la crisis, sino que debemos ponernos a luchar contra ella con todas nuestras fuerzas e ilusión. Nos toca labrar en plena tempestad. Olvidémonos de si la crisis acabará en el segundo semestre de 2009, del 2010 o del 2020. Trabajemos, emprendamos, exportemos, hagamos cosas, no nos crucemos de brazos, busquémonos la vida como profesionales y como nación. El final de la crisis llegará cuando no nos demos cuenta. La constatación del final de una recesión es parecida a su llegada. Uno no se percata hasta que la tiene encima. El indicador de que estamos en la buena senda será que ya no preguntemos sobre el final de la crisis. Cuando ya nadie hable de la crisis, emprezaremos a salir de la misma."

Fernando Trías de Bes

martes, 9 de junio de 2009

Economía a fondo

Buenas de nuevo, hacía tiempo que no escribía y la verdad es que han pasado muchas cosas que merecen un post. Pero estaba claro que, metidos de lleno en exámenes, no quedaría mucho tiempo para ello.

En este último post del curso (que no del blog), me gustaría recomendaros un programa de televisión que veo cada semana.

Se trata de "Economía a fondo", un programa que hacen en CNN+ cada fin de semana y que es moderado por Mónica Sanz (la presentadora de noticias cuatro de medio día).

Está formado por dos economistas de sobra conocidos como son, Juan José Toribio (Director del IESE) y Emilio Ontiveros (Presidente de AFI y conferenciante de las Jornadas de Economía Española de la Universidad de Alicante) y durante el programa cada uno da su opinión sobre noticias económicas de actualidad.

Sólo quería comentaros eso, el programa lo repiten diferentes veces a lo largo del fin de semana.

Yo aprovecho la cena de los domingos para verlo (a las 22:30h) y aquí os dejo una parte del último programa para que veáis de qué se trata.


domingo, 3 de mayo de 2009

Ministerio de Educación

El otro día vi una entrevista en la CNN al nuevo ministro de Educación y me gustaría comentar algo sobre ella además de dejaros aquí otra que he encontrado por la red.

Parece que Ángel Gabilondo tiene las cosas muy claras y la verdad es que transmite buenas sensaciones. Lo encontré totalmente convencido de su proyecto y espero de verdad que sus propuestas tengan efectos positivos aunque en educación, estos efectos no se dejan sentir precisamente pronto.

Gabilondo está a favor de Bolonia y piensa que la expresión "mercantilizar la educación" no es correcta, pues al igual que yo, cree que son requerimientos sociales. La Universidad no ha de perder "el saber por el saber" pero no podemos vendarnos los ojos ante las necesidades que tiene la sociedad y la principal es... trabajar. Y nuestros puestos de trabajo se adecuarán mejor a lo deseado si la Universidad nos prepara para ello.

Otra cosa en la que estoy de acuerdo con el ministro de Educación es en que no es necesario que todas las universidades oferten todas las carreras, esto supone un gasto enorme que podría emplearse en otras cosas (que será que no hay cosas por hacer). Todos debemos estudiar lo que queramos y tener la oportunidad de hacerlo, pero hay otros caminos pues si conseguimos que las universidades vayan especializándose conseguiremos mejores carreras y por ende, mejores estudiantes y profesionales.

Por eso me gustaron sus palabras, porque hacía prospectiva y miraba más allá. Destacaría la frase en la que dijo que sería deshonesto socialmente el que no hubiera un gran pacto por la educación, esa es la clase de política que necesitamos: la de mirar, todos juntos, hacia adelante.



China: parte I

Qué decir sobre la economía China.

Todos sabemos la increíble evolución que ha tenido este gran país desde finales de la década de los 70, evolución que ha sido consecuencia de grandes reformas que han hecho que China avance a pasos de gigante (9% de crecimiento del PIB anual durante ¡30años!).

Este vasto crecimiento económico deja sentir sus consecuencias sobre toda la economía mundial y es que no podía ser de otra manera, pues China tiene una población de 1300 millones de personas (más del 20% de la humanidad, ahí es nada).

Pues bien, sobre la futura superpotencia a nivel económico quería hacer la entrada de hoy y para comentar ciertos datos he recurrido a un libro que leí el año pasado y que tenía por casa. Su autor es Jeffrey Sachs y el libro se titula "El fin de la pobreza".

Los apuntes que nos da Sachs son muy interesantes y de ellos podríamos tomar nota sobre qué políticas se pueden tomar para favorecer el desarrollo económico y el bienestar de la población, valga la redundancia.

- En 1981 el 64% de la población china vivía con unos ingresos inferiores a un dólar diario.
- En 2001, la cifra ya se había reducido a un 17%.

Ojo a una frase de Sachs: "Aquellos edificios de varias plantas estaban erigiéndose a mano... ¡y estaban levantándose! Me di cuenta de lo que significaba una tasa de crecimiento del 9%: una economía que crece las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana, con turnos de trabajo ininterrumpidos que compensaban el tiempo perdido. En el caso de China, se trataba de 550 años de tiempo perdido."

En España tampoco nos sobra el tiempo.

viernes, 1 de mayo de 2009

Paraísos fiscales y secreto bancario

Ojeando el libro ¿Cómo hacer que funcione la globalización? de Stiglitz he visto que comentaba que ya tras la crisis económica del Sureste Asiático tanto el FMI como el Tesoro norteamericano hacían una llamada a estas naciones hacia una mayor transparencia financiera.

Pero ¿qué sucedió cuando estos países en vías de desarrollo apuntaron con el dedo al secreto bancario de los bancos extraterritoriales de Occidente? La respuesta desgraciadamente la imaginamos todos, el discurso de estas instituciones cambió pues este secreto bancario favorece a diferentes grupos de los países desarrollados y como señala Stiglitz el Gobierno de Bush en el verano del 2001 vetó toda iniciativa (sólo la cambió para temas relacionados con el terrorismo tras los atentados del 11 de Septiembre, pues los terroristas se habían beneficiado del secreto bancario).

Terminar con los paraíses fiscales y el secreto bancario es el camino imprescindible para acabar de una vez por todas con la venta de armas y con la miserable corrupción y evasión de impuestos.

Es que es una vergüenza leer artículos como el que venía en El Mundo que comentaba lo siguiente:

"Países exentos de impuestos, los paraísos fiscales son el sitio preferido por aquellos que poseen dinero negro a espuertas, desde algunos constructores a narcotraficantes, entre otros, que quieren vivir en su propio país sin pagar un euro al Estado. Escondrijos de una cuarta parte de la riqueza privada mundial, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que, de pagar impuestos, cubrirían de sobra los Objetivos del Milenio, según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)."

Me alegra mucho comprobar que se ha avanzado mucho en este tema y que tras la cumbre del G-20 en Londres el pasado 2 de abril se han tomado decisiones concretas y sin vuelta atrás. Ya era hora de querer poner fin a esta corrupción tan clara a ojos de todos.

"La época del secreto bancario ha llegado a su fin". Palabras de Nicolas Sarkozy tras la cumbre. Que se haga realidad.

Decisiones globales

Sí, puedo resultar muy pesado con este tema pero para mi tiene una importancia tremenda.

Nos encontramos en un mundo globalizado, eso es más que evidente y si alguien tenía alguna duda (que no creo) la actual crisis lo ha corroborado. Las decisiones que se toman aquí se dejan sentir en la otra punta del mundo. El problema estriba en que los mercados son cada vez más globales pero las políticas reguladoras de éstos siguen siendo nacionales en su mayoría.

En el libro que nos dio el profesor Andrés Pedreño "La globalización en el siglo XXI: retos y dilemas" hay un capítulo escrito por Federico Steinberg en el que comenta lo siguiente: "...un creciente conflicto en las relaciones económicas internacionales alimentado por las actuaciones unilaterales de muchos Estados, que no están dispuestos a adaptar sus políticas nacionales a las necesidades globales." Como son los siguientes ejemplos:

1. El rechazo de China a reevaluar su moneda.
2. El rechazo de EE.UU. a ratificar el protocolo de Kyoto.
3. El rechazo de la Unión Europea a reformar su política agrícola.

¿Cómo hacer entonces para solucionar la gran cantidad de problemas que van surgiendo y que tienen efecto en todas partes?

Como destaca F.Steinberg en el libro sería útil que alguna institución tomara el rol de líder y comenta que para él la más adecuada sería la OMC por tres razones:

1. Las decisiones que toma la OMC (al igual que las que toma el FMI y el Banco Mundial) son tomadas en serio por los Estados ya que éstos pueden llegar a ser sancionados.

2. La OMC es la más democrática de las instituciones (frente al FMI, el Banco Mundial y el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas) pues cada uno de los 153 Estados que la componen tiene un voto y las decisiones son tomadas por consenso. Sin duda punto a favor de la OMC frente al FMI y BM pues en estas últimas instituciones las decisiones tendrán más peso en función de lo que aportan los Estados a la organización.

3. La OMC cada vez se está ocupando más de distintas áreas económicas, no únicamente del comercio.

¿Qué os parece?

martes, 28 de abril de 2009

Ideas para la reforma laboral

Por fin parece que van surgiendo ideas para mejorar la situación actual... acabo de encontrar en la página de FEDEA una propuesta para la reactivación laboral en España.

Y es que el problema del desempleo aquí ya sabemos que es brutal, porque el dato de esta semana ha sido catastrófico... seguimos escuchando lo mismo de siempre... que es el peor dato que vamos a ver y que a partir de ahora los siguientes serán mejores, pero es que resulta que en marzo ya se dijo lo mismo.

Además al Gobierno también se le escucharon frases como las de que la política de gasto público que había emprendido el Ejecutivo comenzaría a tener sus efectos en el mes de marzo... y nada de nada. Finales de abril y 4.010.700 parados... creo, al igual que mucha gente, que no hace falta más evidencia empírica para saber que es el momento de realizar una reforma laboral... cuando residen en España 1 de cada 2 nuevos parados del total de la UE algo funciona mal. Y dicha reforma pienso que no hay que tomársela de forma trágica, es sencillamente fundamental, no significa que nos dirijamos a un mercado 100% flexible... existe el concepto de flexiseguridad, no se trata de desmantelar el Estado del Bienestar, se trata de evitar estos niveles de desempleo tan brutales mediante diferentes alternativas, porque la mejor política social es la de crear empleo.

No todo es achacable al Gobierno actual, está claro que el modelo productivo actual viene de lejos y ni un Gobierno ni otro han puesto toda la carne en el asador sabiendo como saben que dicho modelo basado en la construcción acabaría encontrando su fin. Y ha encontrado este fin en el peor momento posible, junto a la mayor crisis financiera global. Pero sí hay dos cosas que el Gobierno actual, desde mi punto de vista, debería haber hecho de forma distinta:

1. La primera está más o menos expuesta arriba, y es que un Gobierno no puede pretender mantener la confianza de la población haciendo previsiones optimistas, porque a la mínima que salgan peor, esta confianza se ve minada... y de que manera. Durante el último año hemos escuchado muchas previsiones por parte del Ejecutivo que no tenían su reflejo en la realidad y con ello han conseguido el efecto contrario al pretendido.

2. La segunda es la necesidad de hacer reformas estructurales, sobretodo en el mercado laboral. El otro día leía que durante una conferencia que dio el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, titulada "Medidas para afrontar la situación laboral en España" no se le escuchó comentar nada sobre la reforma laboral, muy bien.

Por todo ello, deberíamos fijarnos en las medidas que proponen los 100 economistas que han realizado esta propuesta, los cuales se centran en cuatro frentes:

1. Acabar con la dualidad laboral entre contratos indefinidos y temporales mediante la creación de un contrato indefinido único (ya que la brecha en el coste de los despidos es enorme - 45 días/año trabajado frente a 8días/año).

2. Cambiar el diseño de la protección por desempleo.

3. Modernizar el sistema de la negociación colectiva.

4. Reformar sustancialmente las políticas activas.

A ver si sirven estas recomendaciones y siguen surgiendo nuevas ideas, o por lo menos a ver si son tomadas en serio... qué menos, ¿no?